Presentan en Quesada el libro ‘Un patrimonio olvidado’, un repaso por las casas forestales del Parque Natural

1 de junio de 2022

El autor Francisco Romero, presentó en el Museo Rafael Zabaleta-Miguel Hernández su último trabajo sobre el patrimonio olvidado del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas.

El municipio de Quesada acogió el pasado viernes la presentación del libro ‘Un patrimonio olvidado: Las casas forestales de las sierras de Cazorla, Segura y Las Villas’, de Francisco Romero, que contó con la presencia del concejal de Cultura, Juan Antonio López, y la concejal de Medio Ambiente, Mari Carmen Robledillo, una obra que pretende recuperar la memoria y homenajear a esos hombres y mujeres que pasaron su vida en esas viviendas.

Durante la presentación, el autor manifestó que “con este trabajo he querido recopilar y dar a conocer ese gran patrimonio que tenemos en la sierra, como son las casas forestales”. En esta línea, expresó que “estas viviendas, que en su día fueron residencia de los guardias forestales, hoy son, en su gran mayoría, montones de piedras en ruinas y olvidadas”.

Por su parte, el concejal de Cultura, Juan Antonio López, agradeció al autor “su presencia en Quesada para presentar este trabajo, en el que, desde hace unos doce años, empezó a recopilar datos para poder sacar a la luz el libro que hoy nos presenta”.

Biografía del autor

Francisco Romero nace en La Matea, una aldea de Santiago de la Espada. Con 8 años sus padres se trasladan a vivir a Mogón, donde permanecerán hasta el año 1964. Siguiendo los pasos de muchas personas que tuvieron que emigrar para buscarse la vida, la familia se traslada a Barcelona. Allí comienzan una nueva vida llena de incertidumbres. Su primer trabajo es el ramo del textil. Pronto se da cuenta de que las fábricas no son lo son lo suyo y Fran decide cambiar de rumbo para hacer un curso de pintura y decoración en una escuela de Barcelona. Desde entonces ha dedicado su vida a este oficio.

Tampoco son las grandes ciudades motivo de su atención así que en 1980 se traslada a vivir, ya casado y con una hija, a Mogón.

Sus grandes aficiones: la naturaleza y la bicicleta. En su vuelta a Mogón empieza a descubrir las sierras más cercanas, dentro y fuera de nuestra provincia. Es un gran conocedor del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas.